RESURRECTION FEST. THE MICROPHONE

Anuncios

Los 54 de junio

El pódium (por orden alfabético, ya lo sabéis)

Chew de John Layman y Rob Guillory

Lo que más me gusta son los monstruos de Emil Ferris

Un verano diabolik de Smolderen y Clérisse

 

Del resto decir que La muerte de Stalin de Nury y Robin está muy bien (Nury me gusta mucho y Robin acompaña muy bien con su dibujo), que es difícil adaptar un libro a un cómic y cuando has leído el libro parece que se queda cojo, aunque Carvalho Tatuaje de Migoya y Seguí está bastante bien, que Destino Hërgüss de Manel Cráneo me ha sorprendido muy gratamente (y vaya final), que Drama de Raina Telgeimer cualquier otro mes probablemente estaría en el pódium, que Jan Karski de Rizzo y Bonaccorso está muy bien pero la sombra de Maus es alargada, que a El jugador de ajedrez de David Sala le pasa lo mismo que al de Carvalho, que El síndrome de Stendhal de Herrou y Sagar sube y baja, como su protagonista, que En construcción de Juan Berrio es otra delicia (como todo lo de Juan Berrio), que Grandville de Bryan Talbot de es una de las series más espectaculares que hay (este sí que pódium seguro cualquier otro mes), que Green Valley de Landis, Camuncoli y Rathburn me sorprendió gratamente en su mezcla de Regreso al futuro, Parque Jurásico, Ivanhoe y los Cuatro Fantásticos, que La sangre de los cobardes de Jean-Yves Delitte parece uno de capa y espada, pero es uno de misterio y me encantó, que hay que leer Los hijos de la libertad de Levy y Grand para entender lo que pasó y lo que podría pasar en este mundo, que Los silencios de David de Judith Vanistendael es abrumador (en todos los sentidos), que March de Lewis, Aydin y Powell también hay que leer para entender cómo está este mundo (y como estaba anteayer), lo mismo que Mayo del 68 de Franc y Bureau, que Rubber Flesh es otra paranoia de Miguel Ángel Martín y que encantará a sus fans, que disfruté una buena aventura de Spirou con Un botones en Sniper Alley de Yoann y Vehlmann, que Super Caca de Mourier, Silas y Sierra está requetebien para iniciar a los más peques, que a pesar de que no soy yo mucho de mezclar fantasía y realidad, The black holes de Borja González me ha gustado mucho, que The Fix de Spencer y Lieber sigue siendo la serie más irreverente del momento, que Troll Corporation de Pacheco & Pacheco es simplemente genial describiendo lo que pasa en las redes sociales, que hacía tiempo que no leía un manga nuevo tan bueno como Ulna en su torreta de Izu Toru, que con Un libro olvidado sobre un banco de Jim y Mig disfrutas si te gustan los tebeos, los libros o si eres de los que siempre van con uno en la mano para leer en cualquier sitio, y que Violent Love de Berbiere y Víctor Santos es un uno de serie negra fli-pan-te (que pocos sitios en el pódium para tanta maravilla).

Hala, a leer tebeos

 

 

 

Hasta nuevo aviso

aplazado

Pues sí, estoy viejo y achacoso, pero ahora que tenemos nuevo gobierno, os explico y de paso, le mando un recadito a ver si hace algo.

El martes, después de remover (otra vez, gracias, amigo mío) Roma con Santiago para que los libros de la presentación estuviesen para el sábado porque no había ni uno en todas las islas, me empecé a marear como un borracho.

No tenía ningún otro síntoma, ni dolor, ni vómitos, ni nada, simplemente, la existencia me daba vueltas. Me metí en la cama temprano a ver si era de cansancio, que con la vida que llevo, bien podría.

Pero no, el miércoles me levanté igual y me fui a urgencias. Allí me dijeron que era por un tapón de cerumen que tenía en el oído izquierdo y que allí no quitaban tapones (supongo que el suero es abrefácil) y me derivaron al mi centro de salud.

Después de esperar nosécuántas colas, me acaba atendiendo mi médico de cabecera y me dice que el tapón lo agravará, pero que no lo provocará. Me manda unas pastillas, me dice que el tapón me lo quita el VIERNES 22, o sea, que tengo que estar 10 días más con el tapón en mi oído (igual es que me favorece, oiga) y me manda para casa.

Yo me empiezo a tomar las pastillas ese mismo día a ver si me hacen algo, pero leo en el prospecto que sus efectos “no suelen manifestarse hasta transcurridas unas dos semanas”.

Así que llamo a una amiga (gracias, amiga mía) cuyo marido tiene una clínica privada a ver si me quitan el tapón, y fui ayer por la tarde previa preparación de mi oído durante los dos días previos, habiendo mantenido el taller de cómic y la presentación para hoy por si liberado del tapón, me encontraba mejor.

El doctor que me atiende también me dice que los mareos no serán del tapón, pero que lo primero es quitarlo. y cuando me limpia ve una infección y una otitis media que “al 95%” es lo que esté provocando los mareos.

Antibiótico, ibuprofeno y gotas nasales una semana.

Así que os aseguro que me duele más a mí que a vosotros, pero no estoy en condiciones ni de dar taller ni de presentar nada. De hecho, me cuesta estar delante del ordenador escribiendo esto. Espero recuperarme pronto y estar en breve con los que querían aprender un poco de cómic y saber algo más de No con tu hija.

Gracias por vuestra comprensión

PS: Señores del gobierno nuevo y de la SS, ahí podía haber estado yo con mi infección y mi otitis media hasta el viernes 22.