Los 58 de octubre

Esta vez voy a hacer dos pódiums, el de siempre y otro de relecturas

El de siempre (por orden alfabético)

Alfa, Beta, Bronson

El largo y tortuoso camino

Las cien noches de Hero

El de las relecturas (abecé también)

El local

Rituales¡

Velvet

Estos, a comprarlos a la Librería El Puente

Del resto, decir que The time before de Cyril Bonin es una estupenda aventura de viajes en el tiempo, que La plaza de la Bacala de Carmelo Manresa es una de esas obras que a todos los que hemos nacido en los 70 nos gusta, que El diario de Ana Frank es una magnífica adaptación del libro (no me esperaba yo tanta calidad), que El final de todos los agostos de Alfonso Casas es una vuelta al pasado para que los nostálgicos disfruten, que Tu futuro empieza aquí es una ingeniosa idea de Isaac Rosa y Mikko, que en Las obras perdidas de Will Eisner ya se veía que el maestro apuntaba maneras, que Stern, La ciudad de los salvajes de Frédéric y Julien Maffre es divertidísimo a la par que un cómic genial, que Watertown de Götting es una excelente obra de misterio, que Canales y Pellejero siguen haciendo un gran homenaje a Corto Maltés en Equatoria, que Apache Junction de Peter Nyuten se parece mucho, pero que mucho mucho a algún álbum de Blueberry, que no sé qué le ve la gente a Arsène Schrauwen de Oliver Schrauwen para decir que es de lo mejor, pero yo no se lo veo, que Las aventuras de Cereza de Joris Chamblain y Aurélie Neyret es un cómic fenomenal para iniciar a los de diez o doce añitos, que El boxeador de Rubén del Rincón y Manolo Carot es soberbia en su concepción (y eso que a mí no me gusta nada el boxeo), que Kogaratsu es imprescindible para los que les guste o bien las aventuras o bien la historia de Japón o bien el buen cómic, que Lobo solitario 2100 de Mike Kennedy y otros pues es una mezcla entre Terminator y Logan, pero que no acaba de cuajar, que Ilegal de Eoin Colfer y Andrew Donkin es una de esas historias que hay que leer para comprender cómo está de jodido este mundo, que si Eisner ya apuntaba maneras, Franquin era un genio en los primeros lápices de Spirou y Fantasio, y que me encanta Carlos Nine, pero que en El patito Saubón no sé qué le falta, pero le falta algo.

Hala, a leer tebeos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s