La Viñeta de la semana

Carlos Giménez y Joan Mundet nos explican en la adaptación de El Capitán Alatriste cómo somos los españoles. Dedicada al nuevo gobierno, a ver si no se vende

#viñetadelasemana #laviñetadelasemana #comic #tebeos

La viñeta de la semana

El maestro Osamu Tezuka nos muestra en METRÓPOLIS cómo se comporta el ser humano, sobre todo el día de reyes. Dedicada a los que nos conformamos con poco

#laviñetadelasemana #viñetadelasemana #comic #tebeos

Los 11 titulares y un suplente

A falta de algunos que me traerán los reyes y colocaré donde corresponda, aquí tenéis la lista de los que me han parecido mejores. Este año ni los comento ni los numero, orden alfabético como el pódium nuestro de cada mes. Solo digo dos cosas, primera: que después de leer casi 550 tebeos este año, seleccionando 12, CINCO Y MEDIO son españoles, con lo que, segunda: si te gustan las viñetas y nos los has leído, bien puedes comprar al menos esos 6. ¡Hala, a leer tebeos!

Los 31 de diciembre

Como hace 365 días, adelantamos un poco las lecturas del mes pasado para hacer la lista de los mejores del año por si alguien quiere consultarla para comprar reyes, que deberíais (no consultar la lista, digo regalar tebeos). Mañana la tenéis

El pódium, ya sabéis, orden alfabético

La materia oscura. La brújula dorada de Stéphane Melchior y Clément Oubrerie

Miles en París de Salva Rubio y Sagar

Orlando y el juego 3. Los heraldos de la lluvia de Luis Durán

Del resto, decir que Adicción de Busquet, Colombo y Landa es un muy buen tebeo de vidas cruzadas a cada cual peor, que Bad girls de Alex de Campi y Víctor Santos registra uno por uno todos los cánones de la novela negra y me encanta, que Batman Especial Detective Vomics núm. 1000 de VVAA tiene historias buenas (la de Bendis y Maleev me ha encantado, por ejemplo) y otras… pues como siempre en una cosa de estas. A los fans del murciélago les encantará, que Clyde de Jim Benton es para niños y mayores y te ríes un buen rato, que Destino Sadabad de Xavi y Sasa es una de esas donde alguien comienza un viaje inesperado y encuentra su identidad pero hay cosas que no te acabas de creer, que En el país de las sombras de Mathis y Thierry Martin es un cuento precioso sobre la vida y la muerte (y que solo ver al diablo como un burócrata merece la pena), que el bueno de Ralf König siempre me vende lo mismo y Estación espacial deseo no es una excepción, pero lo compro con los ojos cerrados y a pies juntillas, que sigo con La Mazmorra, empieza la época Zenit con Corazón de pato, donde uno se enamora de la serie, y continua con la saga Festival, con Una Mazmorra de más y El Sabio del ghetto, ambas dibujadas por Larcenet y delirantes por todas partes, que La única voz de Tiziano Angri nos presenta unos personajes diferentes e inquietantes, aunque el final es un poco light, que el número 4 de Last Man, de Balak, Salaville y Vivès sigue al mismo ritmo vertiginoso que los otros 3 (y no sé muy bien dónde me lleva, pero me gusta el camino), que Luna Park de Kavin Baker y Daniel Zezelj va y viene tantas veces que acaba por descolocarme, que Moby Dick de José Ramón Sánchez se me antoja muy estática la mayoría del tiempo (esos personajes todo el rato de frente), que Nariz Corva de Civiello y Charyn es una aventura que no me acaba de convencer, no sé si es ese dibujo tan fantástico pero a la vez tan parado de Civiello lo que la frena, que Nima de Enrique Fernández es una fábula como Pocahontas (pero con otro final) y con el dibujo de Enrique, que es maravilloso, que Víctor Santos es un digno heredero del mejor Frank Miller y lo demuestra en Polar, que Saint Cole de Noah Van Sciver es uno de esos de perdedores extremos, pero que se me antoja tan real que me imbuye y me acaba encantando, que Siete caballeros de Jaques Terpant está basado en un libro de Jean Raspail y como siempre que hay una adaptación así me parece que el cómic da unos saltos en los que a veces uno se pierde (normal, por otra parte, pero…), que Sonora de Pécau, Dellac y Scarlett es un western que me da la sensación de que no sabe lo que quiere, que Stroppy de Marc Bell es un delirio surrealista en el que merece la pena detenerse a contemplar los detalles de cada viñeta, que mezclas a Daniel Clowes con Charles Burns y te da Unreal City de D.J. Dryant y que Waluk de Ana Miralles y Emilio Ruiz es un cuentito genial para regalar a los peques en reyes.

¡Hala, a leer tebeos!