La Viñeta de la semana

 

Dupuy y Berberian nos cuentan en BIENVENIDO A BOBOLANDIA que no todo es trabajar. Dedicada a los que nos gusta más el sexo que el trabajo

#laviñetadelasemana #viñetadelasemana #comic #tebeos

#laviñetadelasemana #viñetadelasemana #comic #tebeos

La Viñeta de la semana

Víctor Coyote nos da una clase de historia en DÍAS DE ALARMA. A finales del s. XX aún era legal y aceptado el racismo en algunas partes del mundo. Pero si en 12 años te das cuenta de que no está bien, te dan el Nobel de la paz… Dedicada a los que lo combaten

#laviñetadelasemana #viñetadelasemana #comic #tebeos

La Nueva Normalidad. Racismo

Supongo que también será cosa de La Nueva Normalidad, pero ahora lo escucho mucho. Que sí, que si dices lo que has dicho antes de decir esa frase, es que eres racista. Y por eso te lo llaman. Y si has dicho la clásica, también

#lanuevanormalidad #covid19 #covid #stopracismo

La Viñeta de la semana

Rubén Armiche nos recuerda en Buscando a César en qué se gastaría el señor Manrique los presupuestos del estado. Yo también. Dedicada a todos los que hacen posible la educación (sobre todo la pública)

#viñetadelasemana #laviñetadelasemana #tebeos #comic

La Nueva Normalidad. Outfit

Yo cojo la primera camiseta que pillo, los primeros pantalones y los primeros calcetines. Zapatillas, las de diario. Que no es que tenga otras de los domingos, que es que me pongo las mismas todos los días hasta que las echo a lavar. Tampoco es que si salgo de fiesta (salía) o me invitaban al teatro cambiase yo esa rutina. Así que nunca he entendido eso que hacen algunas personas de sacar del armario y probarse un modelito, quitárselo y dejarlo encima de la cama. Sacar otro y otro y sacar y sacar y probar y probar y desechar y desechar y la cama llena de modelitos probados. Horas de pruebas. No solo la ropa, se eligen los zapatos, los pendientes, las corbatas, los collares, los cinturones, los tocados, los gemelos…

¿En nuestra Nueva Normalidad habrá gente que elija una mascarilla si va de cita, otra si va a una cena informal y otra si va a una entrevista de trabajo? ¿Se elegirá en base al vestido, la camisa o la corbata? ¿O se elegirá el vestido, la camisa o la corbata en base a la mascarilla? ¿En base a la ropa interior quizá? ¿Se cambiarán las chicas la mascarilla a mitad de boda para ponerse una más cómoda?

Los 37 de octubre

El pódium, por orden alfabético, como siempre

Heimat de Nora Krug

La Mennulara de Simonetta Agnello Hornby y Massimo Fenati

California Dreamin’ de Pénélope Bagieu

Estos hay que comprarlos y leerlos, nada más.

Del resto, que este mes hay mucho bueno, ojo, decir…

que me encantan los tebeos de Miguel B. Núñez porque no hay respiro, todo el rato están pasando cosas, y 666 no es una excepción;

que 1892 de Antonio Becerra Bolaños y Alberto Hernández Rivero es un experimento mezclando la vida de Galdós y sus obras que da muy buen resultado;

que la versión de 1984 de Fido Nesti es acojonante. En todas las acepciones del término. En lo bien que está hecha y en el miedo que da;

que Black Hammer ’45 con guion de Ray Fawkes (aunque participa en la historia Jeff Lemire) y Matt Kindt es de lectura obligatoria por casi todo, por la historia de Lemire, por el dibujo Kindt y por si fuese poco, por el color de Sharlene Kindt. Un tebeo para pasarlo bomba;

que Carne de cañón de Aroha Travé es una magnífica historia barriobajera que te deja con ganas de más;

que Cool Nata de Maria Scrivan me parece ideal para esos niños a toda costa que quieren ser amigos de otros niños que no quieren ser amigos de ellos;

que ya me empieza a fastidiar que la gente firme con una @ y que en su biografía ponga los seguidores que tiene (será envidia porque yo tengo poquitos), así que ya cojo Corazón versus cerebro con reticencia. El chiste que tiene es bueno, aunque antiguo. Eso sí, las otras 140 páginas son el mismo chiste.

que Corredores aéreos de Étienne Davodeau, Chritiophe Hermenier y Joub es como todo lo de Davodeau, imprescindible;

que Crónica negra de Miguel Ángel Martín no es un tebeo, son noticias reales que él ilustró allá cuándo. Por supuesto, como casi toda su obra, muy negras;

que Días de alarma de Víctor Coyote es una de las mejores cosas que ha parido esta pandemia;

que El abc de la tipografía de David Rault cuenta de forma muy amena desde el origen de la tipografía hasta nuestros días con diferentes dibujantes y diferentes estilos. Me ha encantado, porque me gusta la tipografía, me gusta el diseño y me gustan los estilos de los autores, pero me pregunto: ¿cuántos de estos piensa vender la editorial en España?

que El cantar de Aglaé de Anne Simon es una fábula que revista muchos cuentos infantiles dándoles una pátina de realismo y feminismo que lo hace excepcional;

que si buscas a Tom Gauld, lo encuentras en El departamento de teorías alucinantes. A mí me maravilla;

que El difícil mañana me ha hecho reecontrarme con Eleanor Davis después de lo que supuso Tú, una bici y la carretera, y de qué manera me he reencontrado. Excepcional tebeo;

que El meteorito de Amaia Arrazola no sé si es un cómic o no, pero es tan sincero (habla de cuando fue mamá) que me ha dejado flipando;

que El pacto del letargo de Miguelanxo Prado me ha dejado a medias, como que quieres más de todo, ¿no? Eso sí, solo por ver las acuarelas del gallego merece la pena;

que Esperaré siempre tu regreso de Jordi Peidro es un cómic excelente. Y fenomenal para que los preadolescentes que empiezan a discernir el mundo. Para que sepan lo que pasó. Para que no vuelva a suceder;

que Estampas 1936 de Felipe Hernández Cava y Miguel Navia es un extraordinario híbrido entre cómic y libro ilustrado, pero que tanto el texto como los dibujos son extraordinarios;

que Galdós, un escritor en Madrid de Carmen Fernández Etreros y Guillermo Menéndez Quirós me ha gustado mucho, pero hay cosas que narra don Benito cuando es viejo que me pregunto por qué no las han contado con lo interesantes que parecen;

que Jim Morrison. El poeta del caos de Bertocchini y Jef no me cuenta nada. El tipo es tan enigmático que su vida tampoco es que sea una aventura;

que en Joker, primera sangre de Michael Green, Danys Cowan, Andrew Kreisber y Scott McDaniel, el Joker, después de haber matado a nosécuántas personas, en el juicio, tira cacahuetes dentro del vaso del juez y mata al juez también (siento el spoiler). Todo muy creíble;

que La máquina que nunca duerme de Ivan Greenberg, Everett Patterson y Joseph Carlos da miedo. cuenta la historia del espionaje y saben que estás leyendo esto. Pues señores de la NSA, yo les digo que el cómic está muy bien. Lean tebeos y dejen de fisgar tanto;

que me encontré con Ladronzuela de Michael Cho estando de turismo de librerías y me hice un autorregalo después de haberlo leído hace tiempo. No ha perdido ni un ápice de calidad. Delicioso;

que me da la sensación de que Las hermanas Grémillet de Di Gregorio y Barbucci me cuenta poco en 72 páginas, como que tarda demasiado en arrancar;

que la segunda aventura de Margo Maloo nos ofrece lo mismo que la primera, un excepcional tebeo para regalar a los peques;

que Michigan de Julien Frey y Lucas Varela es uno de esos basado en hechos reales, contando una aventura extraordinaria de una mujer extraordinaria. Una auténtica delicia;

que Mr. Meta de Carlos Martín, Germán Torres y Leisha San es una cosa extraña entre la explicación de cómo funcionan las criptomonedas y una peli tipo La Red de Sandra Bullock. Ahora, ya que estamos, me pregunto: ¿cuántos de estos piensa vender la editorial en España?;

que No te vayas sin mí de Rosemary Valero-O’Conell es demasiado onírico para mí, pero hay que leerlo porque estamos ante una de las mejores dibujantes jóvenes del-mun-do. Qué-pa-sa-da;

que Paper Girls 6 de Vaugham y Chiang acaba la historia de forma magistral;

que Reencuentro de Pascal Girard es uno de esos autobiográficos que disfruto y disfruto y me creo todo y disfruto…;

que no me extraña que Sapiens, libro de Yuval Noah Harari, sea un best-seller absoluto. Si se parece un poco a la versión que han hecho David Vandermeulen y Daniel Casanave debe de ser tremendo. Me recuerda a aquella lección de filosofía que fue El mundo de Sofía;

que me parece que Soy camarero de Soy camarero y Lucreativo era un filón y no han aprovechado la veta;

que si quieres enterarte de las cosas que pasan en el mundo hay que leer a Joe Sacco. Un tributo a la tierra es otro puñetazo de realidad. Imprescindible, como siempre;

que Virginia Hill de mkdeville (en minúscula en la cubierta) y Chritophe Girard cuenta, en un bitono espectacualr, la vida de la señorita Hill, una adelantada a su tiempo que supo tener un reinado cuando las mujeres solo podían tener hijos y cocinas. Y con una de las portadas más sugerentes que yo he visto;

¡Hala, a leer tebeos!